Situado en el término municipal de Balones, vigía privilegiado del Valle del Seta de la Montaña de Alicante, el Castillo de la Costurera es el nombre elegido para dar a conocer nuestro tesoro, un aceite de oliva virgen extra de características singulares.

Nuestro logo integra dos de las culturas vinculadas al cultivo del olivo que durante siglos han convivido en estas tierras. Están representadas por las plantas de las dos únicas torres que a día de hoy siguen en pie en el castillo, una cuadrada de origen árabe y otra circular de origen cristiano. Ambas unidas conforman una gota de aceite que sintetiza nuestro proyecto.  

Hemos creado una empresa familiar para gestionarlo. Somos conscientes del valor de la tierra que  generación tras generación hemos heredado, de la cultura milenaria forjada en sus campos abancalados donde encontramos a nuestros protagonistas, los olivos,  testigos serenos y mudos de nuestra historia.

Nuestro propósito es descubrir y dar a conocer la enorme riqueza que poseen estas tierras, transmitir su legado y vivir dignamente del resultado de su cultivo de forma saludable y solidaria.

Estamos desarrollando un proyecto con tres ejes fundamentales: cultura, salud y solidaridad. El objetivo es desarrollarlos de forma integrada  aunando acciones que nos permitan alcanzar ese propósito.

Os iremos contando